fbpx

Facebook, Twitter, Google +… Las redes sociales se han hecho un lugar muy fuerte en nuestras vidas por lo que debemos hacer un buen uso de las redes sociales para proteger nuestra privacidad. 

Las redes sociales en Internet forman parte de nuestro día a día. Compartimos contenidos con nuestros amigos, publicamos fotografías de nuestras vacaciones y volcamos nuestros gustos a través de «me gustas» y recomendaciones. En definitiva, hacemos nuestra vida pública, al alcance de todos.

Según el blog de Viviana Forero, que habla sobre el uso de las redes sociales, estas  fueron creadas con diferentes objetivos. “Por ejemplo linkedIn, está orientada a profesionales y personas de negocios, a través de la que pueden promocionar y vender productos o servicios así como informar sobre puestos de trabajo y lo más importante es que son páginas que se actualizan instantánea y constantemente”, informó.

Sin embargo, debido al incremento del uso de las redes sociales, muchas empresas rastrean los perfiles de futuros candidatos para cerciorarse de que son aptos para sus puestos de trabajo. Por ello tenemos que tener sumo cuidado con lo que aparece en nuestros perfiles ya que esto puede influir en nuestro futuro profesional. Todo lo que publicamos permanece en el tiempo

Debido a ello debemos ser muy cuidadosos con lo que subimos a Facebook, Twitter, Tuenti, Linkedin, etc. ya que es difícil empezar de cero o mejorar nuestra reputación en Internet, una vez que ha sido perjudicada. El tipo de información que se publica en estos sitios es muy variada. Va desde opiniones y gustos hasta información personal, comentarios y fotografías. Todas ellas nos pueden poner en un compromiso y por ello debemos estar al tanto de las opciones de privacidad con las que cuentan estos sitios.

Una buena manera de comprobar los sitios en los que podemos aparecer y qué información aparece sobre nosotros en ellos, es rastrear en buscadores como Google nuestro nombre y apellidos, así como cuentas de correo y teléfonos personales. Esto nos servirá para saber la cantidad de datos personales que son accesibles de manera pública y así poder tomar medidas. Consejos prácticos

No mezclar contactos profesionales y personales en un mismo grupo. Los podemos separar en diferentes redes. Facebook, contactos profesionales y Tuenti, contactos personales por ejemplo.

Libertad de expresión pero con cabeza. Los departamentos de recursos humanos pueden rastrear en las redes sociales, mensajes de posibles candidatos para hacerse una idea de su carácter o disposición.

No es recomendable hacer comentarios críticos sobre la empresa en la que estamos ya que pueden causar conflictos laborales con ella o entre los propios trabajadores de esta.

Diferentes tipos de redes sociales, diferentes usos. Existen diferentes tipos de redes sociales con diferentes fines. Por ejemplo, Facebook tiene un caracter más lúdico o el fin de poner en contacto a personas. LinkedIn por su parte se caracterizan por ser redes sociales profesionales.

Contactos desconocidos. Es recomendable no aceptar solicitudes de amistad o agregar a gente que desconocemos, a nuestra red social ya que pueden no llevar buenas intenciones.

Fotografías y vídeos de terceros. Si vamos a subir imágenes o vídeos de otras personas, o etiquetarles en ellas, y pensamos que pueden perjudicar su reputación, lo mejor que podemos hacer es pedirles permiso primero.

¿Y las redes sociales para los menores de edad?

Recordemos que la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN, sancionada en 1989) garantiza a cada niño, niña y adolescente el derecho a opinar y ser escuchado (art. 12), la libertad de expresión, incluida la libertad de buscar, recibir y difundir información (Art.13), la libertad de asociación y asamblea y el derecho a la información (artículo 17), entre otros. Aunque esta Convención fue redactada antes de que Internet se convirtiera en una herramienta omnipresente, es muy pertinente cuando se trata de que los jóvenes accedan, publiquen y compartan contenidos en línea. Con el rápido desarrollo de las TICs en la última década, estos derechos están más vigentes que nunca.

Tanto Internet como las redes sociales pueden ser una maravillosa herramienta para la realización de los derechos de los jóvenes. Como padres es una oportunidad y un desafío acompañarlos en este camino de aprendizaje. Conversar con ellos sobre el uso responsable de la web es el punto de partida para eso.

Antes de decidir ingresar como miembro a una red social es importante conocer sus Términos y Condiciones (TyCs). Cuando esos TyCs cambian, lo que sucede frecuentemente, es necesario interiorizarse sobre cuáles fueron los cambios y para qué se realizaron.

La mayoría de las redes sociales coincide en algunas cuestiones importantes. Por ejemplo:

-No permiten la difusión de contenidos sexuales o material pornográfico, con expresa mención de todos aquellos que estén relacionados con niños, niñas y adolescentes.
-No admiten el lenguaje violento o que incite al odio.
-No admiten la discriminación en ninguna de sus formas.
-Prohíben la creación de perfiles que no representen a una persona real, o que usurpen la identidad de una persona real.
-No admiten las expresiones que agravien u ofendan a personas, grupos o comunidades.

Además, la mayoría de las redes sociales tienen edades de admisión. Por ejemplo, Facebook, Twitter o Google+ no admiten usuarios o usuarias menores de 13 años, y Taringa solo acepta personas mayores de 18 años.

Otro caso peligroso tanto para niños como para adolescentes, se trata del grooming, en el que adultos se hacen pasar por jóvenes utilizando cuentas falsas, luego seducen al menor de edad hasta construir una relación dependiente, de modo que en algún punto los niños acepten encontrarse a solas con ellos, momento que aprovechan para raptarlos y hacerles daño físico y verbal.

Las redes sociales también pueden causar adicción, pues los jóvenes se obsesionan fácilmente con ser sociales, intentando conseguir likes y comentarios, por ello se la pasan comprobando sus pantallas por si alguien les ha enviado una notificación.

Desafortunadamente, cierta información que los niños publican en sus páginas pueden hacerlos vulnerables a estafas de suplantación de identidad ciberacoso y a los predadores de Internet. A continuación encontrará diez consejos para un correcto uso de las redes sociales

    1. Mantén en modo privado tu cuenta, así solo podrán seguirte si tú se lo permites.
    2. No aceptar peticiones de amistad de personas desconocidas. Si tienen amigos en común, pregunta sobre esa persona que te quiere seguir en tu red social.
    3. Acepta las peticiones de amistad de aquellos amigos a los que conoces personalmente.
    4. No agregues a personas desconocidas. No sabes si es un perfil falso o verdadero, o sus verdaderas intenciones. Desconoces quién hay realmente detrás de ese perfil.
    5. No publiques información muy personal, como tu dirección, teléfono móvil, horarios, colegio/instituto en el que estudias, etc. Tampoco publiques tu ubicación o si estás sola o solo en casa. A veces de manera no intencionada damos información de la que no somos conscientes. Por ejemplo, diciendo “mis padres se ha ido de boda, toda la casa para mi” o “tarde tranquila sin mis viejos”.
    6. No publiques nada (fotos, vídeos…) que sea íntimo. Una buena forma de decidir si es íntimo, es pensar si te importaría que lo vieran tus familiares. Hay que tener cuidado con lo que se publica en internet porque todos los archivos subidos se quedan guardados para siempre en la red.
    7. Si recibes mensajes ofensivos no contestes, denuncia a la cuenta y bloquéala.
    8. En Instagram, en el apartado de “comentarios” tienes diversas funciones muy útiles para no recibir comentarios obscenos e insultantes:
      1. Puedes bloquear los comentarios de determinadas cuentas.
      2. Marca la opción de “ocultar comentarios ofensivos” (filtro automático).
      3. Marca la opción de “activar filtros de palabras clave” (filtro manual) y añade las palabras ofensivas que hayas recibido anteriormente para que no vuelvan a aparecer en tus fotos. Además, en esta opción también está disponible marcar “usar palabras clave predeterminadas” para ocultar de tus publicaciones los comentarios que incluyan palabras que se suelen denunciar como ofensivas.

El uso de las redes sociales es un tema muy serio, un twitter, un mensaje o una foto pueden destruir la carrera o la vida de una persona, por eso ten cuidado con lo que publicas o compartes, así mismo de la información personal que suministras en tus perfiles.